Cargando. Por favor, espere unos segundos

fisioterapia-geriatrica_clinicaManteiga.jpg
30/Sep/2020

La fisioterapia geriátrica es el conjunto de técnicas de fisioterapia encaminadas a prevenir y tratar lesiones o patologías propias del envejecimiento. El tratamiento de fisioterapia ayuda a reducir el dolor, restaurar la movilidad, mejorar el equilibrio, la confianza y autonomía del anciano. Los programas de psicomotricidad ayudan al mantenimiento y mejora de las capacidades físicas y psicosociales de los ancianos.

En la Clínica Manteiga se trabaja con las personas de forma individual, evaluando sus capacidades físicas y diseñando tratamientos de fisioterapia y programas específicos de ejercicio, educación y bienestar. Los cambios físicos relacionados con la edad, pueden conducir a una limitación para realizar las actividades de la vida diaria. El proceso normal de envejecimiento no tiene por qué dar lugar a dolor o disminución de la movilidad física. El fisioterapeuta puede ser una fuente de información para comprender los cambios producidos por el envejecimiento y ayudar a recuperar las capacidades perdidas, o para desarrollar otras nuevas.

Los objetivos principales de la fisioterapia en geriatría son:

  • Reducir el dolor
  • Mejorar la sensibilidad y la propiocepción de las articulaciones
  • Mejorar el estado físico general a través de programas de ejercicio (psicomotricidad)
  • Evitar caídas
  • Reeducación de la marcha
  • Aumentar, recuperar o mantener el rango de movimiento, la fuerza muscular, flexibilidad, coordinación, equilibrio y resistencia
  • Enseñar las transferencias al paciente para preservar la autonomía
  • Proponer los dispositivos de ayuda para promover la independencia
  • Recomendar las adaptaciones para hacer en casa
  • Educar y ofrecer recomendaciones a la familia

Existen muchas patologías comunes que pueden ser tratadas de forma efectiva con fisioterapia. Algunas enfermedades relacionadas con el envejecimiento son la artritis, la osteoartritis, derrame cerebral, enfermedad de Parkinson, secuelas de cáncer, las amputaciones, la incontinencia urinaria y fecal, y las enfermedades cardíacas y pulmonares. Las enfermedades como el Alzheimer, la demencia, los desórdenes de la coordinación y el equilibrio, reemplazos articulares, fracturas de cadera o las limitaciones funcionales relacionadas con la movilidad también pueden mejorar a través de la fisioterapia geriátrica.

La mayoría de las personas piensan en la fisioterapia como una forma de tratamiento a seguir después de un accidente, o en relación con una enfermedad. Pero la fisioterapia en geriatría es útil para mejorar el estado físico general y ayuda a mantener la independencia del anciano durante períodos más largos de tiempo. La fisioterapia también ayuda a evitar caídas, algo que es crucial para estas personas.

La caída es uno de los mayores riesgos de los ancianos, ya que a menudo conduce a fracturas, principalmente de fémur y/o cadera, que a su vez conduce a una espiral descendente de la salud. Según el “Center for Disease Control and Prevention” en Estados Unidos, 1/3 de las personas mayores de 65 años sufren caídas cada año, siendo la mayor causa de lesión en este grupo de población. Miles de ancianos sufren fractura de cadera cada año debido a caídas. La mayoría son hospitalizados como mínimo una semana y el 20% de personas mueren a lo largo de un año debido a la lesión. Desafortunadamente, el 80% restante de los ancianos no vuelven a su nivel previo de actividad. La fisioterapia puede ayudar a los ancianos a mantenerse activos e independientes.


© Clínica Manteiga 2020