Cargando. Por favor, espere unos segundos

fisioterapia-geriatrica_clinicaManteiga.jpg
02/Jul/2020

La fisioterapia geriátrica es el conjunto de técnicas de fisioterapia encaminadas a prevenir y tratar lesiones o patologías propias del envejecimiento. El tratamiento de fisioterapia ayuda a reducir el dolor, restaurar la movilidad, mejorar el equilibrio, la confianza y autonomía del anciano. Los programas de psicomotricidad ayudan al mantenimiento y mejora de las capacidades físicas y psicosociales de los ancianos.

En la Clínica Manteiga se trabaja con las personas de forma individual, evaluando sus capacidades físicas y diseñando tratamientos de fisioterapia y programas específicos de ejercicio, educación y bienestar. Los cambios físicos relacionados con la edad, pueden conducir a una limitación para realizar las actividades de la vida diaria. El proceso normal de envejecimiento no tiene por qué dar lugar a dolor o disminución de la movilidad física. El fisioterapeuta puede ser una fuente de información para comprender los cambios producidos por el envejecimiento y ayudar a recuperar las capacidades perdidas, o para desarrollar otras nuevas.

Los objetivos principales de la fisioterapia en geriatría son:

  • Reducir el dolor
  • Mejorar la sensibilidad y la propiocepción de las articulaciones
  • Mejorar el estado físico general a través de programas de ejercicio (psicomotricidad)
  • Evitar caídas
  • Reeducación de la marcha
  • Aumentar, recuperar o mantener el rango de movimiento, la fuerza muscular, flexibilidad, coordinación, equilibrio y resistencia
  • Enseñar las transferencias al paciente para preservar la autonomía
  • Proponer los dispositivos de ayuda para promover la independencia
  • Recomendar las adaptaciones para hacer en casa
  • Educar y ofrecer recomendaciones a la familia

Existen muchas patologías comunes que pueden ser tratadas de forma efectiva con fisioterapia. Algunas enfermedades relacionadas con el envejecimiento son la artritis, la osteoartritis, derrame cerebral, enfermedad de Parkinson, secuelas de cáncer, las amputaciones, la incontinencia urinaria y fecal, y las enfermedades cardíacas y pulmonares. Las enfermedades como el Alzheimer, la demencia, los desórdenes de la coordinación y el equilibrio, reemplazos articulares, fracturas de cadera o las limitaciones funcionales relacionadas con la movilidad también pueden mejorar a través de la fisioterapia geriátrica.

La mayoría de las personas piensan en la fisioterapia como una forma de tratamiento a seguir después de un accidente, o en relación con una enfermedad. Pero la fisioterapia en geriatría es útil para mejorar el estado físico general y ayuda a mantener la independencia del anciano durante períodos más largos de tiempo. La fisioterapia también ayuda a evitar caídas, algo que es crucial para estas personas.

La caída es uno de los mayores riesgos de los ancianos, ya que a menudo conduce a fracturas, principalmente de fémur y/o cadera, que a su vez conduce a una espiral descendente de la salud. Según el “Center for Disease Control and Prevention” en Estados Unidos, 1/3 de las personas mayores de 65 años sufren caídas cada año, siendo la mayor causa de lesión en este grupo de población. Miles de ancianos sufren fractura de cadera cada año debido a caídas. La mayoría son hospitalizados como mínimo una semana y el 20% de personas mueren a lo largo de un año debido a la lesión. Desafortunadamente, el 80% restante de los ancianos no vuelven a su nivel previo de actividad. La fisioterapia puede ayudar a los ancianos a mantenerse activos e independientes.


fisioterapia-embarazo-300x200@2x.jpg
02/Jul/2020

FISIOTERAPIA EN EL EMBARAZO, PARTO Y POST-PARTO

Cada vez son más solicitados los fisioterapeutas por las mujeres que están embarazadas, tanto en la preparación al parto, como en el postparto e incluso en el momento de dar a luz.

En varios países de Europa ya forman parte del personal que atiende un parto y profesionales del sector esperan que también suceda en España.

La fisioterapia obstétrica cubre los aspectos preventivos, terapéuticos del embarazo, del parto y del posparto.

Gestación:

La fisioterapia obstétrica permite que la embarazada no tenga que soportar sin más los dolores que se van produciendo a lo largo de los nueve meses. Uno de los mayores problemas está relacionado con la lumbalgia. Poco a poco los dolores musculoesqueléticos van aumentado, a veces la presión que va ejerciendo el bebé al crecer afecta también a los nervios y músculos de los brazos y piernas, causando dolores intensos y prolongados. En estos casos, el fisioterapeuta además de mitigar las molestias mediante estiramientos y masajes, le puede dar indicaciones para adoptar posiciones que traten de evitar la aparición de nuevos pinzamientos y que ayuden a cargar la zona dolorida.

Parto:

En la preparación del parto y en el propio momento de dar a luz, la ayuda fisioterapéutica es esencial. Antes del momento se enseña y practican las respiraciones, las posturas que relajarán el cuerpo de la futura madre y se explica la importancia de dar paseos, de moverse e incluso de hacer giros de cadera que faciliten la salida del bebe cuando se ha comenzado el proceso del parto.

Postparto:

La etapa del postparto puede ser mas llevadera con el asesoramiento del fisioterapeuta especializado en obstetricia. En este periodo se indican y practican abdominales especificas, con movimiento y colocaciones adaptadas a su capacidad de movilidad y siempre con el objetivo de que no se cause ningún daño ni dolor.

Se practican también técnicas de relajación, hábitos posturales para dar de mamar y también para ayudar al bebé a tener una buena colocación a la hora de comer, de respirar o de dormir.


42784465_ml-1024x683.jpg
02/Jul/2020

El vendaje neuromuscular o kinesiotaping es una venda elástica en sentido longitudinal con numerosos efectos terapéuticos. Sus características diferenciales respecto del resto de vendajes en cuanto a las propiedades mecánicas de la venda y al modo de aplicación, hacen que el nombre de esta venda no haga referencia sólo al material, sino que se conozca también como una técnica o un método de vendaje. Por tanto, al hablar del vendaje neuromuscular, en función del contexto sabremos si se hace referencia al material de vendaje neuromuscular o bien a la técnica o método de vendaje neuromuscular.

El vendaje neuromuscular fue inventado por el Dr. Kenzo Kase en la década de 1970. Se trata, por tanto, de un método de vendaje relativamente joven, aunque se está consolidando con fuerza a nivel mundial como una herramienta de trabajo en consultas de fisioterapia.

PARA QUE SIRVE EL KINESIOTAPE.

Una de las diferencias principales con los vendajes tradicionales es que el kinesiotaping no impide el movimiento para tratar de eliminar los dolores músculo-esqueléticos. Y es que se trata de cintas elásticas que se aplican en la zona afectada de tal manera que permiten el movimiento y, por lo tanto, una mejora muscular de manera biomecánica. A pesar de esto, estas vendas sí que sujetan los músculos, por lo que ofrecen una estabilidad, tanto muscular como articular, y ayudan a mejorar la contracción del músculo debilitado (ya sea por lesión o por atrofia).

Otra de las funciones del kinesiotaping o vendaje neuromuscular es que ayuda a reducir la inflamación y mejora la circulación, ya que el hecho de que sea un adhesivo levanta la capa de la piel haciendo que haya más espacio debajo de ella para que pase mejor tanto el flujo de la sangre como el de los fluidos linfáticos, algo que, a su vez, ayuda a eliminar las sustancias de desecho del organismo.

Asimismo, el vendaje neuromuscular, que ya se aplica tanto en consultas privadas de fisioterapia o como en servicios de rehabilitación de centros hospitalarios, contribuye a aliviar el dolor, debido a que reduce la presión sobre los nociceptores, terminaciones nerviosas encargadas de detectar el dolor. Además, ayuda a corregir los problemas articulares, mejorando su rango de amplitud y normalizando el tono muscular.

CONTRAINDICACIONES DEL KINESIOTAPE

No todas las personas con problemas musculares, articulares o de ligamentos, pueden beneficiarse del kinesiotaping o vendaje neuromuscular. Además de todos aquellos pacientes a los que su médico especialista se lo desaconseje o aquellos en los que no se ha apreciado mejoría tras aplicarlo 2-3 veces, algunas de las contraindicaciones más generales para este tipo de vendajes son:

  • Heridas: las vendas no son estériles, por lo que no se pueden aplicar sobre heridas abiertas.
  • Alergias o hipersensibilidad cutánea: aunque no es habitual que se desencadenen reacciones alérgicas con estas vendas, en el caso de que se produzcan hay que retirarlas inmediatamente. Lo ideal es aplicar previamente una pequeña tira para comprobar cómo reacciona la piel del paciente.
  • Enfermedades o trastornos de la piel: quemaduras, dermatitis, psoriasis, eccemas, etcétera.
  • Tumores y trombosis: hay que evitar, cuando se padecen estas enfermedades, aumentar la circulación sanguínea, ya que puede llegar a ser contraproducente con el tratamiento.

© Clínica Manteiga 2020